viernes, 7 de junio de 2013

Primero miro y después la foto.

Creo que lo he dicho varias veces, en mis salidas, la foto no es lo principal. Entre observar fauna salvaje o no disfrutar del lance porque ando ocupado ajustando niveles y viéndolo todo por dos centímetros cuadrados, elijo lo primero. Por esto y porque no uso hide, es por lo que me cuesta mostraros buenas fotografías. Salgo al campo a pasear, y si algo se deja “afotar”, pues “afoto”.
Caso especial el de esta zorra, que jugo conmigo hasta que cogió confianza y me dejo acercar la cámara hasta poco mas de dos palmos de su hocico.  Madre de primer año, despeluchada, chupada, seca por mantener a unos cachorros que la estarían esperando escondidos en algún rincón del monte.


Tremendamente sociable, o tremendamente hambrienta atraída al olor de la comida, además de sedienta, poso para mí y se dejo hacer mostrando su figura enclenque. Solo sus ojos decían que había decidido tomarse un descanso junto a este sorprendido humano, en su dura misión de mantener una familia. Espero que tengas suerte, que esquives al hombre en la medida que puedas y que si te apetece nos volvamos a ver algún día.








4 comentarios:

mit allem Drum und Dran dijo...

Bonita entrada, fotos y texto. Ojalá que tenga tanta suerte como tu y todos le deseamos.

Pablo Roces Albalá dijo...

Entrañable y apasionante momento. Saludos

faunanaturaleza,blogspot.com dijo...

Bonito encuentro. Saludos

Javier G. dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, algunas veces por intentar fotografiar ni fotografías ni logras ver al animal con total placidez. A mí me sorprende mucho, muchísimo la confianza del zorro y, además, me parece un encuentro de lo más afortunado y alucinante. Estas son las rarezas que más me gustan, sinceramente, y no las que traen de cabeza a los busca citas ignorando al resto de las criaturas por ser tan comunes. A veces pienso si la gente busca medallas u observaciones de animales que llevarse al cuerpo. Repito, que gran afortunado eres por ese momento tan especial. Pienso que a lo mejor, a mucha gente se les presenta un zorro cada día y por ello no es tan destacable esta entrada tuya, no sé…

Saludos.