jueves, 14 de junio de 2012

Abre bien los ojos. Cárabo.


Para ver aves, los ojos siempre muy abiertos. Incluso así, te puede pasar que después de una hora charlando y comiéndote el bocadillo a la sombra de un buen árbol, mires hacia arriba y descubras sobre tu cabeza dos pollos bien criados ya, de cárabo.






 ¿Quien observaba a quien?.


4 comentarios:

Isidro Ortiz dijo...

Vaya sorpreson,no?Buenas fotos.Saludos

Juan Villar Sordo dijo...

Preciosos esos pollos!!
Es cuestión de suerte, yo los tengo desde hace años enfrente de casa pero nunca he logrado ver ni el nido ni los pollos.
Presta verlos tan gordos y sanos.. jejeje
un saludo desde Asturias

Homo Serranus dijo...

Si que estaban bien gorditos!!!

Jesús Del Valle dijo...

La Naturaleza no tiene límites de sorpresas! Cientos de horas buscando con los prismáticos sin resultado y luego están ahí encima tuya...
Me pasaba en Sierra Nevada, buscando Cabras infructuosamente al atardecer por las cumbres, incluso jugándomela por aquellos cortados...nada...al volver al coche allí estaban.
Enhorabuena amigo, mejores fotos imposible, que pollos tan bonitos, que "encuentro" tan maravilloso.